Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 28 diciembre 2006

El se llama Franco

El se llama Franco y es amanerado.
Odia a su madre porque ella decidió odiarlo primero.
Hubo gritos, platos rotos, bofetadas, palabras hirientes. Lagrimas.
– Te quiero porque eres mi hijo, – empezó a decir el padre antes de marcharse – pero no pongas un pie en mi casa.
– Ese es un mariconazo – gritaba la madre -.
Se escucharon copas romperse. Llanto y más llanto. Puertas que se azotaban y palabras de disculpas que quedaban plasmadas invisibles en las paredes.
– Yo no puedo creer que mi nieto sea un maricón – vocifero la abuela en llanto.
– ¡Créalo, coño! Que ese nieto al que usted quiere tanto es un maldito maricón.
– ¡CALLATE!
Las uñas de acrílico perdían su brillo en el suelo, olvidadas.
Un niño se escucha cantar a lo lejos palabras de aliento. El “yo así lo quiero” queda ignorado como las disculpas.
– Se me van de la casa los dos – ordeno la anciana -. No vuelvas a venir a esta casa – empezó a decir -. No me llames, no me mires… para mí ya estas muerto.
Les empujaron a la calle, y la cena de Nochebuena quedo servida en la mesa sin comensales.
El se llama Franco y es gay.
Ahora vive solo con su madre como si fueran enemigos… y se odian.

Anuncios

Read Full Post »

Feliz Navidad

Feliz Navidad

Un poco apagadas, pero felices al fin… creo.

Bueno, como sea.

Pásenla sabroso.

Dios les bendiga……………………

Read Full Post »

Que Cante Silvio (Unicornio)

Unicornio
Silvio Rodriguez
Unicornio (1995)

Mi unicornio azul ayer se me perdió,
pastando lo deje y desapareció.
Cualquier información bien la voy a pagar.
Las flores que dejóno me han querido hablar.

Mi unicornio azul ayer se me perdió,
no sé si se me fue,
no sé si extravió,
y yo no tengo más que un unicornio azul.
Si alguien sabe de él,
le ruego información,
cien mil o un millón yo pagaré.
Mi unicornio azul
se me ha perdido ayer,
se fue.

Mi unicornio y yo hicimos amistad,
un poco con amor,
un poco con verdad.
Con su cuerno de añil pescaba una canción,
saberla compartirera su vocación.
Mi unicornio azul ayer se me perdió,
y puede parecer acaso una obsesión,
pero no tengo más que un unicornio azul
y aunque tuviera dos
yo solo quiero aquel.
Cualquier informaciónla pagaré.
Mi unicornio azul se me ha perdido ayer,
se fue.

Read Full Post »

Sweet Little Lies

Que horrible cuando las personas mienten.
Caramba, si que es feo.
¿Pero que mientan en tu cara y descaradamente?
Noooooooooo ¡Santísimo!

Las personas mienten.
TODOS MENTIMOS.
Mentimos muchas veces para ayudar a alguien
Para no lastimar a una persona que queremos
Mentimos, mentimos, mentimos…
Mentimos para quedar bien
Mentimos para lograr lo que queremos.
¿Pero que te mientan cuando sabes que te están mintiendo?
Me han dicho la mas fea, la mas vulgar de las mentiras.
Han querido verme la cara de estúpido.
Me mintieron. En mi cara… cínicamente.
De verdad… ¡¡¡QUE COJONES!!!

“Para decir mentiras y comer pescado
hay que tener mucho cuidado”.

Read Full Post »

Último Martes

Lloró. Fue la primera vez que lo escuche llorar. No lo esperaba.

Nosotros como seres humanos aprendemos a amar. Aprendemos que no fuimos hechos para estar solos. Fue en ese viaje de descubrimiento que encontré a Michael. Vagaba por caminos solitarios en ese entonces, y él se ofreció a caminar a mi lado.
Me sentí agradecido de haber hallado a alguien en ese camino desierto. Alguien, maravilloso, debo agregar. Pero su viaje junto a mi fue corto.
Lloró. Fue la primera vez que lo escuché llorar. No lo esperaba. Creí que yo lloraría primero. Y anoche, su voz se tambaleo por instantes. Le rogaba que no llorara, que todo estaría bien. Se me inundaron los ojos, pero no permití que él rompiera su promesa de hacerme llorar, así que trague mis lágrimas. Su promesa de nunca hacerme llorar quedo intacta.
Entendimos que hoy seria nuestro último martes.
Un martes le conocí.
Un martes lo vi por primera vez.
Un martes decidimos ser nosotros.
Y cada martes nos entregábamos en secreto el uno al otro.

En este martes, sólo me queda su recuerdo. Es una persona maravillosa, sin lugar a dudas. Y lo quiero.
Aun digo que este fue un mes perfecto, y no me arrepiento de haberle conocido y caminado con el aunque haya sido por un instante.

A ti te digo:

Gracias.

Read Full Post »

Within (Adentro)

Siempre les he comprendido. En silencio afirmo. Oculto entre la ropa de mi pequeñito closet, saco un dedo tímidamente para decir que si, y sonrío… COMO PUEDA.Anoche, reunidos en familia gracias a un ligero apagón de 8 horas, nos sentamos a hablar. Yo estaba frente a mi padre, al extremo de la mesa, mis hermanos a los lados, y mami arreglando los paquetes de la compra en la nevera.
En un momento de silencio, el comentario salio disparado de la boca de mi madre hacia nuestros oídos.
– Ay, Samuel… si hubieses visto ese pájaro tan sucio que había en el salón!!!
– ¿Quién, el que peina? – inquirió mi hermana risueña. – Yo quería que me peinara esa loca.
– ¿Qué había un pájaro en el salón? – pregunto mi padre sonreído.
(Era un salón de belleza, ¿Qué esperaban?)
– Pero Samuel – me dice – tenias que verlo. Y lo que decía ese sucio: “que él se iba del país porque su “marido” lo estaba esperando”
Sonreí amargamente en silencio.

Desde que tengo memoria, la homosexualidad ha sido ampliamente criticada en mi casa, y los homosexuales ridiculizados y satanizados. Es algo que a través de los años no ha cambiado, y creo que no cambiara.
Conozco historias. Se de personas cuyas vidas cambiaron al momento de confesar que eran gays. Padres deprimidos, golpizas, acusaciones, paranoia, peleas, gritos, corridas de casas; ¿y todo por que? Incomprensión. Así de simple.
Si nuestros padres, cuando les decimos que SOMOS GAYS se tomaran dos segundos para entender lo que tratamos de decirles, comprenderían. Verían los insultos, las noches de llanto solitario, las depresiones, el vacío, la rabia, el dolor que llega a albergarse dentro de nuestros corazones. Entenderían que nosotros nunca les fallamos, que les queremos igual, solo les compartimos quienes somos y que somos los mismos de siempre, y que tal vez, ellos si nos han fallado al gritar en nuestras caras que nos desprecian día tras día.

Siempre les he comprendido. En silencio afirmo. Oculto entre la ropa de mi pequeñito closet, saco un dedo tímidamente para decir que si, y sonrío… COMO PUEDA.
Solo ruego que algún día puedan comprenderme a mi, y ya pueda salir del closet, no solo un dedo… sonreír primero y afirmar después.

Read Full Post »