Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 29 marzo 2008

La sonrisa del idiota

flormuerta1.jpg

Otro beso en la penumbra

…Como me gusta

Tan lejos de la vista pública

Tan lejos de ser real

Porque te alejas cuando empieza a clarear

Y quedo siempre maravillado con las migajas que me das

Más no puedo evitar sonreír cuando transito por las avenidas

Con una mueca sincera colgada de oreja a oreja

Babeando mientras recuerdo tus labios

Tan dulces, tan bellos… tan falsos

Como tus halagos

Como tus encantos

Pero no puedo evitar creerte

Y sentir que eres todo lo que tengo

Porque soy un costal de sueños rotos

Porque siento que sin ti no existo

Porque me sustento de tu limosna

Porque mis días se llenan de lamentos

Porque me pierdo sin tu aroma

Porque soy un perfecto idiota.

Read Full Post »

 autobus.jpg

         Entonces, ¿estás a dieta? – me preguntó.

Lo miré con ojos de: ¿Dónde diablos estoy? Hacía calor en el autobús y el chofer no tenía intenciones de moverlo a la sombra          (¡¡¡¿¿¿CUÁL SOMBRA, SI ERA MEDIODÍA, SAM???!!!)

         (NO ME INTERRUMPAN, VOCES DE M*ERDA… PUES BIEN, COMO LES DECÍA….:)

         ¿A dieta? – pregunté.

         Sí…“A dieta” – respondió.

         Nop – respondí sonriente. Guardó silencio por un instante, mirándome a los ojos.

         Man – empezó a decir… y luego vino la pregunta del millón, la que he escuchado mil cien veces sin poder dar una respuesta clara – ¿Por qué estas soltero?

Reí un poco. Le conté la Increíble y triste historia de la Candida Erendi… ay, así no era… Bueno, le comenté como iban las cosas.

         ¡Okay! – dijo después de escuchar el cuento relatado en casi 20 palabras (o menos)

         Sip, así es – respondí… riendo.  

El cuento terminó cuando le expliqué donde radica mi principal problema con los hombres: NO SÉ COMO ELEGIRLOS.Aparentemente, sólo tengo almacenadas opciones en mi cerebro en cuanto a los hombres:

La primera: Me enamoro de tipos heterosexuales – Aplausos, por favor –.

La segunda: Tengo una pasión desmedida por los manes con pareja.

Y MI FAVORITA:

La tercera: ME ENCANTA INVOLUCRARME CON HOMBRES EMOCIONALMENTE INDISPUESTOS – Anh ha… creo que esta se lleva el premio gordo –.

Cuando Daniel escuchó mi explicación de porqué estoy soltero, sólo me dijo:

         Necesitas terapia.

Lo miré y reí al momento de responder:

         No, no necesito nada – dije. Seguí caminando sin mirarlo. Él me obsevaba, pero no me importó.

–     No necesito nada de nada – volví a repetir, esta vez, para mi mismo.

(Sólo alguito para pasar el tiempo… muah)

Foto de: http://www.sopelana.net/Carpetas/sopelanagurea/sgurea/txopel/02urria_04/index.htm 

Read Full Post »

bebedormido.jpg 

Ah, tontito, Samuel.

Mira que fácil caíste.

¡Patético!

Dime, ¿Qué ganaste?

Otra vez quedaste vacío.¿Y él? Muy bien, gracias.

Lo peor es que lo sabías. Sabías que sería así y que no puedes culparlo. Eso te corroe, ¿cierto? Sí, admítelo. No eres tan fuerte como creías. Eres débil. Él ni siquiera intentó enamorarte, TU solo hiciste el trabajo. Te entregaste a un espíritu. Mira que estúpido fuiste. Creíste que sería distinto. ¡NO! Quisiste creer que sería diferente. No lo fue. No, no, no, no, no, no… ¡NO! ¿Para qué vas a saltar con una excusa? ¿QUERÍAS SENTIR AMOR? Debiste comprar un perro. ¿Que ya tienes? ¡¿TRES?! Jajajajajajaja. Que patético eres. Buscaste amor en la fuente equivocada. Él sólo quería ser tu amigo, nada más. Pero tu lo arruinaste al ponerte a ti mismo como carnada exclusivamente para ver si lo pescabas. Y ahora estás hambriento, porque quieres sus labios y no los tienes; sus palabras y no las escuchas. Y sí… ya lo veo venir. En este momento, todos aquellos seres que se acercan a tu lado te dan asco. A S C O. No tienes que decirlo, lo sé perfectamente. Te arriesgaste a soñar, eso es bueno, pero desde un principio sabías que ESE no era el camino. Ahora estas solo. No duermes y piensas en sus ojos; sus ojitos marrones de pestañas gruesas. Jejejejejejeje.

Ay, Samuel. Fuiste tonto… muy tonto.

Y dime, ¿ahora que piensas hacer? 

Desperté de mi sueño y vi la hora en el despertador: Las cinco de la mañana.

Cerré los ojos y cubrí mi rostro con la almohada. 

Aprender de mis errores… y crecer – me respondí a mi mismo.

Entonces, por un momento, las voces en mi cabeza se callaron y me dejaron dormir… tranquilamente.

Read Full Post »

manos1.jpg 

Sentí tus besos, sí

¿Y qué me dejaron?

Un poco de esperanza y el corazón hecho pedazos

Porque me imaginé a tu lado durante los siglos venideros

Y a la vez tan lejos de escuchar de ti un “te quiero”

Me vi mil veces en tus ojos, reflejado

Pero no pude hallarme en tu mirada

O en el sendero que frente a ti se dibujará

Tampoco me vi en las risas futuras

Ni en los momentos más sublimes de tu vida

Sin embargo, me soñé a tu lado

Abrazado a tu cintura en la aurora

Aferrado a tus labios

Más no pude hallarme en ningún lado

Ni en el día de tu santo

O en las noches tibias de verano

Ni en tus palabras de amor eterno

Únicamente en tu piel

Sólo sobre tu cuerpo.

(Todo lo demás, depende de ti:

Si me verás algún día en tu sendero, o si para siempre será un sueño)

Foto: http://temagay-axel.blogspot.com/  

 

Read Full Post »

 hotairballoon.jpg

Realmente no supe como reaccionar.

Yo y mi forma de ser tal vez no fueron lo que ella necesitaba en ese momento.

Y hubo palabras a medias, comentarios incoherentes, cantares desesperados, posibles mentiras y tristes verdades.

Comentarios de suicidio, de desolación, de desconsuelo… y preguntas. Yo reía. Trataba de hacerla reír. ¿Era lo que necesitaba?

Por lo menos me sentí aliviado al saber que su sentido del humor no había muerto.

Después de 10 minutos o de una hora – perdí la noción del tiempo – de hablar por teléfono, le pedí que me avisara a donde iría. ¿Para qué o por qué? Ni idea. Tal vez me preocupé. Después de dos años de lejanía, me preocupé. No sé si por sus verdades o por creer que todo era mentira. Aun no sé qué es que.

A final de cuentas, sentí una honda pena por ella.  

Luego de ver a mis amigos durante tres horas en una fiesta, al llegar a casa, sentí unas ganas fortísimas de poner un arma en mi boca y halar del gatillo.

Entonces no sólo sentí pena por ella, sino que también, por unos minutos, pasó de ser la ovejita incomprendida por todos y comprendida por mi. 

Read Full Post »

broken_heart_by_fabu.jpg 

Hace meses (en la universidad):

Yo: Viejo, si no cambias tu forma de pensar… no veo que esto (nuestra amistad) dure mucho. O sea, ¿qué pasará en los próximos 20 años, cuando tu estés casado y con hijos y yo viva con mi novio, Gregorio? Sé que ahora tienes esperanzas de que toda esta vaina sea una etapa, pero es quien soy.

Él: ¿Por qué Gregorio?

Yo: Ay, Mauricio… es por decir un nombre. 

Hace una semana (en mi casa):

Él: El hombre y la mujer fueron creados el uno para el otro. Si no fuera así, ¿cómo se reproducirían? ¿Cómo piensas tener hijos?

Yo: Adoptaré. Man, deberías tratar de cambiar tu forma de pensar. Si no, no creo que podamos llegar muy lejos siendo amigos.

Él: ¿Por qué no cambias tu?

Yo: Porque te estoy pidiendo como amigo que cambies tu forma de pensar, no tu vida como me lo pides tu. Sé que tienes esperanzas de que yo pueda cambiar, pero esto es quien soy. 

El 27 de febrero (por teléfono):

Él: Sé que todas las cosas que has pensado y dicho sobre la iglesia es precisamente por el tema aquel.

Yo: Viejo, no es por eso.

Él: Yo sólo hablo por las cosas que me has dicho. Estas siendo incoherente.

Yo: Claro que soy incoherente. Siempre estoy a la defensiva contigo. Me siento bajo ataque constante. Es una pregunta tras otra. Justo cuando termino de responder una, viene la siguiente.

Él: Eso no tiene que ver. Estoy seguro de que tu actitud es por el tema ese.

Yo: Viejo, ¿podríamos no hablar de eso? ¿Por qué te cuesta tanto dejar desligar el tema? Simplemente, dejemos eso así.

Él: Es que no puedo. Si no fueras así, no dijeras todas esas cosas.

Yo: Mira, de corazón… Te lo pido. Dejemos eso así. Sí no cambias esa forma de pensar, no tendremos mucho futuro. Es en serio. Ya te lo he dicho muchísimas veces.

Él: Estas mal. Tú quieres hacer lo que te venga en gana. Y eso no está bien. ¿Y todo por qué…? Por aquello.

Yo: Ya te he dicho que no necesito un Mesías. Yo sólo quiero estar tranquilo. Si no molesto a nadie, no hay problema. ¿Por qué te cuesta dejarlo ir?

Él: Porque soy tu amigo. La Biblia dice…

(Hubo mucho más cosas)

Yo: Tu no sabes el tipo de relación que llevo con Emmanuel.

Él: Sí lo sé. Sé como es Emmanuel. Crees que él te apoya más que yo, cuando en realidad, lo que hace es no opinar.

Yo: Ves… no sabes el tipo de relación que tengo con Emmanuel.

Él: Te digo las cosas como son. No voy a dejar de decirte que estás mal, si lo estás. Y eso está mal.

Yo (a gritos): NO NECESITO UNA MALDITA PERSONA QUE ME ESTÉ DICIENDO CONSTANTEMENTE QUE TODO LO QUE SOY, LO QUE HE VIVIDO, LO QUE HE PASADO, ES UNA MALDITA MIERDA. SÓLO, GUARDATELO.  

Cerré el teléfono embebido de una ira terrible.  

Segundos después, mini mensaje suyo: Está bien, haré lo que me pides.

Llamé a su celular al terminar de leerlo: No es necesario, ya tomé una decisión. Esto se acabó.

Mauricio, eres buen muchacho y de buenos sentimientos. Lástima que no pudiste ceder un poco. Yo sólo quería un poco de comprensión, pero no supiste entenderlo. No puedo seguir pasando por el mismo camino una y otra vez. Por eso te digo adiós.

A good man knows when to fight, but a great man knows when to walk away.

Read Full Post »