Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 28 abril 2008

Desnudo y sin armadura

Estoy desnudo frente a los faros de tus ojos, sin armadura

¿Qué puedo decirte que no puedas ver?

Los desvaríos y las tristezas son parte de mi piel

Cada poro grita las verdades de mi pecho

Cada herida es una batalla perdida o una victoria secreta

Y cuando la risa cubre con su brillo sonoro las llagas en mi corazón

Mis ojos se llenan de un canto salado que delata mis tormentos.

Estoy sin armadura frente a ti

Y me siento pequeño

Como una luciérnaga en el universo

Por mi cuerpo recorre una caricia fresca que viene de tus ojos

Mis piernas cobran vida e intentan correr en dirección opuesta a la tuya

Tratan de ocultar mis escamas entre sabanas negras y profundas como entrañas

Pero no tengo donde esconder los andrajos de mi piel

Me convierto en una diminuta caricatura, mustia e inverosímil

En un ser indefinido, unido a retazos por tus miradas. 

 

Foto: http://www.fotografia.net/content_galerias/08/04/1154700564-img.gal4054

 

 

 

Read Full Post »

Para mí, la leyenda del Fénix es la más grandiosa de todas. Renacer de sus propias cenizas luego de arder durante toda su vida, exhibiendo un plumaje aun más vivaz, es lo más maravilloso de todo.

A lo largo de los años, con mis experiencias y pasares, he tenido que reinventarme para acoplarme a los cambios que se suscitan en mi vida. Todos lo hacemos. Unos más rápido que otros. Trato de aprender tanto como pueda de las cosas que me pasan. No siempre puedo ganarlas todas. He vivido todo el tiempo en guerra y en ellas, he perdido muchas batallas, han muerto mil cien ilusiones, he luchado bajo la lluvia, bajo el inclemente sol. Me han tumbado las burlas, las mentiras, las injurias, los señalamientos, la indecisión, la duda, mis defectos, mis complejos… pero aun no he sido derrotado. Siempre vendrá algo que me hará morder el polvo, pero no me daré por vencido.

Sé que puedo mejorar. Sé que puedo crecer, sé que puedo resurgir de mis propios vestigios, aun en medio de esta guerra de nunca acabar. Y cada vez que haga del suelo mi morada, reviviré y seré como el Fénix… resucitaré de mis cenizas y emergeré con un plumaje aun más brillante.

Read Full Post »

¿Cuál es tu futuro? ¿Serás capaz de enmendar lo roto? ¿Aprenderás? ¿Serás diferente? ¿Cómo te comportarás de hoy en adelante? Te sientes derrotado, ¿verdad? Fue un golpe directo a tu estabilidad. Sabías que no sería fácil. Ahora sientes que no estás listo. Ya no te ves como aquella persona maravillosa y fantástica que creía estar solo porque nadie se fijaba en ti. Tienes dudas. ¿Será que el problema siempre fuiste tú? Piensas que no eres lo suficientemente bueno para él. Que él merece a alguien mejor. No sabes a donde vas, ni donde estas parado. ¿Merece él llevarte de la mano siempre, guiarte, enseñarte? No sabes nada. Te sientes débil, inútil. Ah, tantas veces que aconsejaste a tus amigos sobre sus relaciones cuando en realidad no sabes nada sobre ellas. ¿Puedes sentirlo? La comidilla, el reclamo, la burla. ¿O es sólo paranoia? Y te preguntas, y te preguntas: ¿Qué pasará por su cabeza? ¿Cómo te verá ahora? Sientes que has perdido tus encantos. Te ves colgado de una larga cadena, con el anzuelo incrustado en la garganta. ¡Si que te pescaron! Y de que forma, mi hermano.

¡Oh, interesante! Sientes que te falta crecer, madurar. TUUUUUUUUUU, quien se creía tan maduro. Alguien que, a pesar de tener en cuenta sus errores, trataba en la medida de lo posible por hacerlos pequeños. Te creíste incapaz de hablar antes de pensar. Pero ves que no eres así. Que te falta mucho por ser.

Estas decepcionado de ti mismo. Tú has sido tu crítico más severo toda tu vida. Puedes perdonar a cualquiera, pero no puedes perdonarte. Y más cuando te ensucias de vergüenza hasta los dientes. Perfeccionista mediocre, analista anodino, intelectualoide insignificante. Mostraste muchos defectos y ninguna virtud, y eso es lo que te asusta. Los ojos escrutadotes vieron cada uno de tus pequeños grandes desperfectos. Ahora te sientes a la deriva. Ebrio de temor. El temor al “qué dirán”, “qué pasará después”, “qué piensa él de ti”.

¿Por qué te arrojas? ¿Por qué te empeñas en lanzarte por el despeñadero? Bahhh. Para qué me molesto. No importa ya. Permitiré que lo digas… esa frase, la que te da fuerzas y te hace sentir un poco mejor a la hora de dormir. Dilo. Adelante, sé que lo deseas. Es lo único que tienes en éste momento. Ya la veo venir. Casi puedo escucharla. Sí, aquí viene… yyyy… apren…blah, blah, blah… errores.

Read Full Post »

¿Viste? ¿VISTE? Te volviste mierda. No aguantaste la presión. Casi muero de la risa cuando empezaste a hablar. Ya luego me diste lástima. ¿Viste? La expresión que tanto te gusta decir de “No soy un muchacho”, te quedó grande. Demasiado grande. No eres más que un chiquillo. ¿Cuántos errores puede cometer una persona en tan sólo dos horas? TU dímelo. Fue una metida de pata tras otra. ¿Llevaste la cuenta? Te creías tan analítico, tan inteligente, tan acomedido. ¡Y zaz! Caíste como una tortolita. ¡Man, eran preguntas simples! No tengo ni ganas de reírme de ti. ¿Y así pretendes ayudar a otros? NO PUEDES NI AYUDARTE A TI MISMO. Jugaste con personas que van más allá de lo que puedes manejar. No tenías que ayudar a que te vieran de cabo a rabo, pero siendo tan servicial y por el gusto de jueguito de “quién puede más”, te abriste como una flor… fuiste el sueño de un timador (Malo, debo agregar). ¿Quisiste ser honesto? ¿Para qué mentiste? Y tu sabes cuál es la mejor parte… sí, sí, esa de que mentir sólo te metería más al medio. Si sabías que esa idiotez no te ayudaría, ¿Por qué demonios hacerlo? Pero fuiste honesto, no te lo voy a negar. ¿Sabes qué me dio más gracia? El hecho de que el más joven te vio tan bien como los demás, y eso, que si contamos el factor Experiencia, que tiene su mejor amigo y el elemento psicología que posee el otro, te deja en una posición muy desfavorable.

¿De verdad que metiste tantas veces la pata? ¿Cuántas tienes? Cavaste tan hondo para enterrarte que podrías llegar a China.

¿Qué? ¿Acaso vas a adoptar tu posición de “oh, si cometo un error, pues aprendo”? Cometiste los suficientes errores como para una vida. Mira, no quiero seguir repasando lo mal que la cagaste. Mmmmm. ¿Miedo? Anh, ya veo. Sientes que cometiste con él el mismo error que cometiste con Michael. Bueno, ese es el menor de tus problemas, mijo. Despierta y huele la mierda. Perdiste al mejor amigo. Los otros dos amigos creen que eres un idiota. Si no lo piensan, deberían. Yo lo hago. 

¿Será que realmente no sabes lo que quieres? Desde mi punto de vista, no eres material para pareja. Y sé que quieres intentarlo con él. Sólo espero que no hayas creado una llaga tan grande que no pueda ser curada. ¿Cómo vas a volver a ver a esas personas? Dios, que vergüenza. He conocido de personas que logran crear una concepción completamente nueva de ellos mismos ante los demás, pero no creo que estas sea una de ellas. Vas en serio con él. Quieres ir en serio con él. Y ves todo muy bonito, todo muy tierno, pero no tienes la más remota idea de a dónde te vas a lanzar. TE DARÉ CREDITO POR ESTO: Fue mucho. Te enfrentaste a personas con un conocimiento inimaginablemente mayor al tuyo… o por lo menos fueron más despiertos. Y me encantaría poder ayudarte… decirte que fuiste humillado por extraños, pero no puedo. Te humillaste soliiiiiiiiiito ante ellos.

Vete a dormir. Seguiremos después. 

Read Full Post »