Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Xenofobia’ Category

Para ir de mi casa a la universidad y viceversa, la ruta que hice durante el 90% de mi vida universitaria fue la del Tamarindo, que sale desde la puerta Este de la UASD y llega al popular barrio de Santo Domingo Este. Durante el ir y venir – tortuoso, debo agregar – vi situaciones como las que presentó ayer El Nacional, aunque sin el resultado que detalla el día de hoy.

He perdido la cuenta de las parejas que vi besarse a lo largo de la avenida Máximo Gómez, a plena luz del día y en presencia de policías. Más de una vez en los alrededores de la Embajada Norteamericana.

Pero, la Máximo Gómez es sólo una de las avenidas en la cual he visto la escena. El Conde Peatonal y sus proximidades están plagados de visitantes que se besan a diario a toda hora, delante de todo el mundo, y a las autoridades parece no importarle.

CLARO, sí les importa el Parque Duarte – no el Parque a Colón – ya que en el primero sí se hace cumplir la ley de la Moral y las Buenas costumbres.

En esto influye mucho la orientación o nacionalidad de cada quien. Por ejemplo: si eres gay y te sorprenden besando a alguien de tu mismo genero, existe una amplia posibilidad de que seas detenido. Si eres heterosexual y te sorprenden besando a alguien del sexo opuesto, existe una amplísima posibilidad de que seas detenido si los policías necesitan dinero, fuera de eso, te puedes llevar una reprimenda… un simple “aquí no se puede hacer eso”.

Desde luego, también les importa a las autoridades si eres extranjero. Los extranjeros no están exentos a las reglas de los países que visitan.  Sin embargo, aquí hay un enorme “pero”. Me pregunto qué habría pasado si quienes aparecieron en la foto de El Nacional besándose, hubieran sido dos ciudadanos españoles, frente a la Catedral Primada de América. ¿Los habrían buscado, perseguido y se hablaría de deportarlos? Pero para desgracia del detenido y la perseguida, fueron dos ciudadanos haitianos que se ganan la vida vendiendo tarjetas.

Aquí se pasa un domingo cualquiera, por televisión nacional a las tres de la tarde, un grupo de mujeres semi desnudas dando golpes de cintura, anunciando la candidatura de Fulano De Tal, y no pasa nada. Eso no ofende la moral de nadie, aparentemente. Pero un beso en la vía pública es penado y sus ejecutantes condenados y perseguidos.

¿Hasta cuando con la doble moral? ¿Hasta cuando?

Pd: Creo que nuestros moralistas se habrían muerto con esto, de haber ocurrido aquí.

Anuncios

Read Full Post »

Paho tiene un año viviendo en este paraíso. Vino desde Canadá a estudiar acá, huyendo al frío y a la lejanía. Su familia se quedó en Haití, y ahora vive con un familiar y un amigo. Estudia a tiempo completo y pasa las tardes libres frente al computador. Paho es una persona común y corriente. Pero hace unos días, recibió una mala noticia: Su casera pidió que se le entregue el apartamento. La razón: Según se dijo, han visto a hombres besándose en su balcón.

No tengo forma de saber si la información que recibió la casera es falsa o cierta. Sólo sé que él niega esa información vehementemente.

          Nos pidió que nos fuéramos – dice. – Según ella, por la reputación que tiene el lugar.

          ¿Pero quién le dijo a ella que eso que dices ocurrió? ¿Es eso cierto?

          ¡Claro que no! Estoy seguro de que eso no ha pasado.

Paho también me dijo que dentro del apartamento vive una pareja de lesbianas. Ellas admitieron a la casera estar unidas sentimentalmente, y la señora aceptó a sus inquilinas sin problemas.

 

Es fácil decir que, dado lo expuesto, la culpa es de los jóvenes por haber mostrado ante la sociedad su realidad de ser homosexuales, por faltarle el respeto a la moral y las buenas costumbres de sus vecinos. Nótese que según la señora, ellos se estaban besando.  No hubo desnudez, ni ningún tipo exposición impropia, sólo un beso – de haber sido cierto –. La casera dice no importarle que sean homosexuales, pero eso no evitó que les pidiera el apartamento.

Paho dice que el asunto va más allá del hecho de ser gays. Señala que el motivo principal es el ser haitiano.

Yo pienso que puede ser una mezcla de ambos. Puedo escuchar perfectamente unas voces decir: “Esos haitianos maricones”. Pero claro, tal vez sólo lo imagino. Tal vez la razón por la cual se les solicitó su salida fue realmente la alegada. Muchas veces la explicación más simple termina siendo la correcta. Pero es difícil en este caso, cerrar los ojos y decir que no hubo otras razones de por medio.

Sin embargo, sea cual fuere el motivo, no deja de ser discriminante. ¿Fueron echados a la calle por ser gays o por ser haitianos? ¿Se impuso la opinión de una sociedad moralista e hipócrita o el racismo que bulle en lo “secreto” en nuestro país?

 

¿Homofobia? ¿Xenofobia? ¡Discriminación!

 

Justo ahora me llegó a la memoria la plática que tuve con Al hace dos días sobre la discriminación:

Yo: Al, ¿sabes cuál es la diferencia entre le racismo y la homofobia?

Al: Las victimas.

Yo: Y el nombre. Es discriminación con un nombre distinto, pero discriminación al fin.

 

Al discriminar a alguien por su raza, género u orientación sexual, se discrimina a todos por igual, pues el enemigo es el mismo: El odio.

Read Full Post »